Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Cómo se ponen las tildes

Este es uno de los capítulos más apasionantes de nuestra lengua, así que no le vaya a dar dolor de cabeza ni se sienta bruto. Anímese a aprender dónde va la tilde, qué es el acento, cuáles son las sílabas, de qué se trata eso de palabras esdrújulas, graves y agudas. Empezaré por contarle que nuestro sistema de acentuación es el más perfecto de todos, resaltado por lingüistas y académicos de otras lenguas. No hay lugar a equívoco con nuestro sistema. Le voy a pedir que recuerde que este idioma, como todos, es más oral que escrito, porque es fundamental para que usted pueda ubicar el acento en una palabra (todas las palabras tienen acento, pero no todas tienen tilde).
Las vocales a, e, i, o, u. Vocales fuertes: a, e, o. Vocales débiles u, i
También son conocidas como abiertas y cerradas; abiertas las primeras, cerradas las segundas. Haga el ejercicio de decir a frente a un espejo. Verá cómo su boca se abre toda, mientras que, si pronuncia la i, su boca a duras penas se abre. Es más. Grite iiiiii…

Significados que patinan

La única actitud digna de un hombre superior es el persistir tenaz en una actividad que se reconoce inútil, el hábito de una disciplina que sabe estéril, y el uso fijo de normas de pensamiento filosófico y metafísico cuya utilidad se percibe como sospechosa.-Fernando PessoaYo me había propuesto esta semana una cruzada. No, desde antes, y Constantino en su primera entrada habló de eso. Hacer que la gente, al yo decir que Piedad Córdoba es la persona más bizarra de este país en todo el sentido de la palabra, entendieran que con esto no me estoy refiriendo a que es una señora extraña y de mente retorcida, sino, a saber, valiente, esforzada, generosa, lúcida y espléndida. Pero la gran mayoría, y desconozco el porqué, tomó las acepciones del francés y del inglés.
Lo mismo me pasa con Catalina o del excremento humano, y por más que les insisto a mis amigas que se llaman así que se cambien el nombre o a las otras que van a tener hijos que ni de riesgos las vayan a bautizar así, no me creen; o…

Nueva colaboradora

Yo soy vanilocuente, y él, grandilocuente. Me refiero a Constantino el Vil, el muchacho que me contactó porque una vez tuve una columna en El Tiempo en la que hablaba de ortografía y gramática. Por él aprendí un montón de cosas. Los masculinos como analfabeto, polígloto, autodidacto. Y, distinto a lo que decía mi libro de Gramática, que los latinazgos no se tildan, ¿o son los latinajos? En fin, supe por él que sí, que sí se tildan.

Pero yo tengo mi línea, y lo advierto porque quizá el lector advierta contradicciones entre ambos en este blog. A él, por ejemplo, le gusta que las palabras de otros idiomas sean trasportadas al español intactas, mientras que yo considero que si se castellanizan, aun sin ser aceptadas por la Real Academia, como digamos, jípster, es mejor. Esto se debe a que, y esto me lo sabrá rebatir con su erudición Constantino, el idioma nuestro ha sido permeado por muchas lenguas: el árabe, el germano, el griego, el latín, el francés y ahora por el inglés y el japonés. …